Se le escapa la medalla a Jonathan Paredes en el Mundial de Clavados de Altura

718

Redacción.- Una mala ejecución en la cuarta ronda del mexicano Jonathan Paredes le costó subir al podio en la Copa del Mundo de Clavados de Altura, competencia ganada por el británico Gary Hunt, en Abu Dhabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos.

Mientras Hunt ejecutaba a la perfección su clásico clavado, el triple quad (un salto de tres en tres con cuatro giros) que le dio 140.40 puntos por parte de los jueces, Paredes se notaba nervioso en su ejecución y falló un frente final 4 saltos mortales de 1 ½ vueltas, y recibió calificaciones de entre 3.5 a 5.0.

En esa inmersión no solo el oro se le fue, sino la posibilidad de una medalla. Al final, Gary totalizó 431.55 para el oro, mientras que el mexicano ocupó el séptimo lugar con 344.15. Plata para el rumano Constantin Popovici (424.65) y bronce lo obtuvo el ucraniano Oleksiy Prygorov (392.30).

Obvio, Jonathan Paredes se sintió frustrado al final de su esfuerzo: “No hay excusas. No sé qué sucedió. Me sentía bien, pero desafortunadamente el ritmo se ‘rompió’ durante el periodo de entrenamiento debido al fuerte viento. Me afectó más que a los demás. Es muy triste”.

Sobre su forma en la competencia fue claro al decir: “me sentía muy bien, entrené en muy buenas condiciones en México y realicé un primer día perfecto aquí en Abu Dhabi, pero hoy no era el día. Espero conseguir mi venganza en Corea y finalmente obtener una medalla allí. Es posible, y mi primer día en esta competencia, demostré que puedo hacerlo”.

Sergio Guzmán y Diego Rizo, los otros dos mexicanos en la justa, concluyeron en los sitios 18 y 20 (248.25 y 242.15), de manera respectiva.

En el evento femenino, la australiana Rhiannan Iffland agregó el título de la Copa Mundial a su medalla de oro en el Campeonato Mundial 2017, terminando la competencia con 322.95 puntos. Su supremacía en las cuatro rondas de inmersiones fue indiscutible, y el liderazgo después del primer día, jamás estuvo en riesgo en las dos rondas finales.

Iffland había sido segundo en Abu Dhabi el año pasado, detrás de la mexicana Adriana Jiménez, pero luego consiguió la consagración mundial en Budapest, dejando a su tradicional rival con la plata.

Jiménez no participó en este evento por estar lesionada de la espalda y respecto a su ausencia, la australiana comentó: “Siempre hay algo que pienso al competir, no puedo cambiar lo que están haciendo otros clavadistas. Necesito centrarme en mis propias inmersiones y actuaciones”.

Para 2019, el oro en el Campeonato Mundial FINA en Gwangju (KOR) es un “objetivo real. No puedo decir que soy el atleta a vencer en esta etapa. Cada competencia es diferente, ¡es el juego de cualquiera, en serio!”, concluyó Iffland.

La medalla de plata fue para la canadiense Lysanne Richard (285.75) y  bronce se lo adjudicó la estadounidense Ellie Smart (277.70). La mexicana Valeria Valdez acabó en el peldaño 12 (151.60).