Medalla en Buenos Aires 2018, meta para Natalia Botello

La esgrimista de 15 años tiene la convicción de quedar con el metal dorado en los Juegos Olímpicos de la Juventud

595

Cancún, Q. Roo.- A sus 15 años de edad, la esgrimista Natalia Botello Cervantes, ganadora del Premio Nacional de Deportes 2017, asistirá a los Juegos Olímpicos de la Juventud de Buenos Aires 2018, con la convicción de traer una medalla para México y cumplir así con la expectativa que se tiene sobre su participación a raíz de sus buenos resultados a nivel mundial.

“Me siento muy contenta por ir a los Juegos Olímpicos de la Juventud, es algo por lo que mi entrenador y yo estuvimos trabajando dos años antes de poder clasificar; tengo la capacidad para traer a México una medalla de oro”, compartió.

La bicampeona panamericana juvenil tiene el objetivo claro también a largo plazo. “Mi entrenador y yo hemos estado trabajando en todos estos años que llevo en la esgrima, y espero clasificar a Tokio 2020, que está difícil, pero no imposible”.

La joven de 15 años recientemente se convirtió en tetracampeona de la Olimpiada Nacional en esgrima, en su especialidad sable, en Cancún, Quintana Roo, donde cosechó dos oros, en individual y por equipos.

“Me siento muy contenta porque refrendé mi título y me ha costado mucho trabajo llegar hasta aquí. Uno de los recuerdos más importantes fue en el 2015 cuando rompí el récord del medallero de Baja California con tres de oro: sable, equipos y estafeta”, recordó.

La originaria de Baja California, explicó que escogió este deporte por la adrenalina que genera en la pista durante un combate, ella practicaba ballet, sin embargo cambió las zapatillas por los tenis y el tutú por la chaquetilla.

“Lo único parecido entre el ballet y la esgrima es la elegancia y el porte que llevan las dos actividades, de hecho yo estaba a una semana de pararme en puntas en el ballet, tenía 11 años en ese entonces”, compartió.

La sablista fue descubierta en su escuela por el detector de talentos, Erick Gutiérrez, quien la adentró a la Esgrima pues ella lo desconocía totalmente, pero entrenamiento a entrenamiento logró apasionarse.

“Creo que las mejores cualidades que vieron en mí fueron las piernas porque siempre han estado muy fuertes, porque en el ballet se utilizaban, además observaron mi explosividad porque me miraron corriendo yo creo que eso fue lo que me vieron, porque estaba muy flaquita”, recordó.

A pesar de los éxitos internacionales que tiene a su temprana edad, Natalia sigue conservando la humildad que la caracteriza, además de que es una joven muy movida en sus redes sociales, le gusta estar publicando, pues le gusta que la gente conozca su deporte.