Andreas Mikkelsen al frente del rally de Australia

348

Mikkelsen ganó cinco de las seis especiales disputadas en los bosques y lidera con solvencia la  cita final del Campeonato del Mundo de Rallyes de la FIA por 20.1 segundos con su Hyundai i20.

Un margen similar separa a los siguientes seis pilotos, enfatizando la ascendencia noruega en las carreteras forestales de Nueva Gales del Sur.

Mikkelsen ganó los primeros cuatro tramos antes de que Thierry Neuville detuviera su racha ganadora. El noruego volvió a estar en lo más alto en la siguiente especial y controló la ventaja a través de las dos súper especiales en el muelle de Coffs Harbour.

“Ha sido increíble, el coche se siente como en casa ahora”, dijo Mikkelsen, que está disputando su tercer rallye para el fabricante coreano. “Hemos corrido tramos limpios, sin errores, y tenemos una buena ventaja para mañana”.

Sus limitadas oportunidades de anotar puntos este año, en las que también ha pilotado para Skoda y Citroën, se tradujeron en una posición de inicio baja. En condiciones secas, los primeros en abrir pista barrieron la tierra suelta para proporcionar a Mikkelsen una trazada más limpia y rápida.

Neuville, que busca asegurarse el subcampeonato, arrebató el segundo lugar a Kris Meeke en la especial final. El belga aventaja en 0.7 segundos a Meeke a pesar de sufrir mucho con la tracción esta mañana.

Neuville es segundo al final de la jornada.

Meeke se benefició de la misma manera que Mikkelsen, pero el piloto de Citroën tuvo una salvada en el tramo de Sherwood de esta mañana. “Sabía que éramos demasiado rápidos para una curva. Corrimos fuera de la carretera entre los arbustos. Tuve que parar, retroceder, girar y volver”, explicó.

Jari-Matti Latvala es cuarto, el piloto de Toyota fue uno de los muchos que cayó en las malas condiciones de las carreteras que dañaron sus difusores aerodinámicos.

Craig Breen era tercero con su Citroën, pero los problemas con los neumáticos degradaron al irlandés al quinto puesto, 0.9 segundos por detrás. Está por delante de Ott Tänak, quien lidió con el manejo complicado de su Ford Fiesta después de perder el difusor trasero en los bucles de la mañana y la tarde.

Hayden Paddon es un séptimo, el neozelandés estuvo luchando para encontrar el equilibrio de su i20 y también perdió su difusor.

Abriendo pista, Sébastien Ogier soportó las peores condiciones. Un fallo electrónico le obligó a cambar de forma manual en su Fiesta, ya que las levas funcionaban intermitentemente El francés es octavo.

Dos pinchazos retrasaron a Stéphane Lefebvre a la novena posición con Elfyn Evans completando la clasificación. Las ruedas del galés eran inadecuadas para las condiciones secas y su día no mejoró cuando a su Fiesta le entró agua en el habitáculo al cruzar un vado.

La dirección asistida rota ralentizó a Esapekka Lappi, que es 11º.

La jornada más dura y larga del Rallye de Australia se pondrá en marcha con la disputa de los 49 km de Nambucca. Otros ocho tramos sumarán 140,27 km.

Con información de www.wrc.com