Revista Deportiva

Soles toma ventaja como visitante

8

Cancún, Q. Roo. Soles de Mexicali venció 85-70 a Pioneros de Quintana Roo para ponerse 1-0 al frente, en la serie por el título de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional, que inició esta noche en el Poliforum Benito Juárez ante una gran entrada.

La efectividad a la defensiva y la contundencia ofensiva poco a poco apaciguaron los ánimos de los cinco mil aficionados que poblaron las gradas del inmueble, que registró la mejor asistencia de la temporada.

Mientras los jugadores de Soles de Mexicali salieron a jugar con intensidad, los locales no lograron entrar en ritmo y eso se reflejó conforme avanzaron los minutos.

La situación se complicó para los locales a los cinco minutos de iniciado el cotejo, por el cambio obligado de Denis Clemente, quien tuvo que salir por un golpe recibido en el rostro.

El ajuste y reacción de Pioneros vino de manos de Justin Kennan, quien aprovechó los huecos y logró abrir el aro para los bombarderos del Caribe y poner al equipo a sólo cuatro puntos de diferencia con tres minutos por jugar en ese primer periodo, que concluyó 18–13 a favor de los visitantes.ç

Para el segundo cuarto, las cosas en lugar de mejorar se agravaron, pues el equipo de Manolo Cintrón perdió a Kennan por un corte en el codo izquierdo.

Aun así seguía la ofensiva de Pioneros, que a pesar de encestar, encontraba rápida la respuesta de los visitantes, que tuvieron en Román Martínez una pieza clave para evitar mayor acercamiento del anfitrión, que, pese a todo, estuvo a tres puntos con tres minutos para finalizar el segundo cuarto.

En uno de los momentos clave, tres ofensivas de puntos sin respuesta le dieron a los de Mexicali el respiro para irse al descanso con marcador de 31-42 a favor.

De regreso del medio tiempo, Pioneros inició un nuevo intento de remontada con los fundamentos que lo llevaron a esta instancia, buena defensa y transición rápida ofensiva.

Ya con el apoyo de la tribuna, el equipo blanco llegó a estar de nueva cuenta cerca, a cuatro puntos, sin ser suficiente para quedar ese periodo 61 a 55 y dejar todo para el último cuarto.

Pioneros se jugaba ya todo y con los ajustes desde la banca parecía que lograrían acercarse y seguir en la pelea, pero la pelota no entraba en el aro, mientras enfrente todo le salía a un rival que, con más confianza, comenzó a desarrollar ofensivas largas que además le redituaron en puntos para hacer más grande la brecha.