¿De quién es el mérito?

Su pasión: el ciclismo. Luis Hernández trabaja como editor de deportes en el Esto del Bajío

784
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

luis-hernandez

Por Luis Hernández 

Ahhhh… el ciclismo… ese deporte que me arranca suspiro tras suspiro.

No puedo mentirles, hace tiempo que no escribía de él porque me cuesta trabajo entender las cosas que pasan en México alrededor de una de las disciplinas deportivas que me ha cambiado la vida sin la necesidad de practicarla competitivamente.

De hecho, no están para saberlo ni yo para contarlo, pero hace unos kilos (bastantes) que la bicicleta y yo ya ni nos lanzamos miradas de esas que motivan a hacer una rodada por más corta que sea.

Pero no, no piensen que estoy enojado con el deporte pedal, eso sí que no; defenderé siempre los valores que lo rigen, hablaré de las estrellas internacionales, de las figuras nacionales y de los héroes locales hasta el cansancio así que sin más, sigamos con el tema.

Le he dedicado mi día a seguir de principio a fin el arranque de la Vuelta a San Juan, la justa tradicional argentina que por primera vez en sus más de tres décadas de historia tiene a dos guanajuatenses entre sus inscritos.

Un Ignacio Prado recientemente contratado por el equipo continental SEP San Juan, perteneciente al Sindicato de Empleados Públicos de la provincia sanjuanina, y un Juan Pablo Magallanes que, pese a su veteranía, fue enviado como capitán de la Selección Nacional junto a otros pedalistas experimentados y un par de figuras jóvenes que sin lugar a dudas ya hablan muy bien del ciclismo mexicano fuera de nuestras fronteras.

Pero tras meditar un poco la inclusión de la dupla guanajuatense no pude evitar pensar en una pregunta: ¿De quién es el mérito?

Ojo aquí, federativos, asociaciones, institutos del deporte, entrenadores-leyenda, sigan leyendo bajo su propio riesgo.

El mérito es total y completamente de los ciclistas.

Y es que por más que decenas de personas quieran subirse al éxito ajeno, son ellos los que entrenan cada mañana para mejorar su rendimiento; son ellos los que en más de una ocasión invierten sus propios recursos para comprar el material que les falta; son ellos los que sufren, lloran, ríen y alimentan sus almas con cada kilómetro.

Y si por prestar una bicicleta, regalar un uniforme o un cooperar para un boleto de avión, una federación ya es “gestora del talento” en cualquier deportista, creo que estamos ante una apreciación ridícula y humillante para la figura del atleta.

Respeto la labor administrativa de la Federación Mexicana de Ciclismo, mas no comparto los medios y las vías por las que han obtenido recursos y beneficios a costa del deporte que tanto amo.

Felicidades Nacho, felicidades Juan Pablo, son pocas las veces que puedo decir esto, pero en su caso particular, ustedes no necesitan dar un resultado para demostrar lo grandes que son.

Demuéstrenos una vez más (se los ruego), que son una dupla de pedalistas que le quedan muy grandes a nuestro país.
Y si al volver, alguno de los entes mencionados, se quiere subir a su éxito, invítenlos a los fracasos.

Si se van, déjenlos ir. Si se quedan, nunca se irán de su lado.

Que ruede el mundo, nosotros vamos en bici.

Twitter: @luisherol

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario